viernes, 31 de octubre de 2014

La Leyenda de Sleepy Hollow

Conocí la historia, de niño, a través de la versión de dibujos animados de Disney, y me fascinó la icónica imagen del Jinete Sin Cabeza sobre su caballo encabritado mientras sostenía en alto la Jack O'Lantern típica de Halloween. Ya de por sí es una película estupenda pero además, cuando me familiaricé con el cuento original de Washington Irving, descubrí que además era una fantástica adaptación. Recrea a la perfección el espíritu de la historia, especialmente por la fidelidad a los personajes, sobre todo en el caso del protagonista: Ichabod Crane es un personaje singular, desgarbado y feúcho, maestro de escuela de profesión, bonachón y a la vez bribón. Por mucho que en la historia haya una chica y un villano, el rol protagonista de Ichabod no es el de héroe sino el de desgraciada victima por la cual uno no puede sino sentir lástima y simpatía. Todo eso hace que dé esa sensación de leyenda popular de algo que le pasó a alguien cualquiera.

Fiesta en el hogar de los Van Tassel
La coqueta Katrina, el iluso Ichabod y el pendenciero Brom asaltado por una aldeana.

Otro detalle que hace que la película conserve el espíritu del relato es que se opta por la narración en off, cantada en muchos pasajes a fin de amenizarla, en lugar de unos diálogos ya inexistentes en el texto original. En la versión original la narración corre a cargo del cantante Bing Crosby y, en la versión en español, de un habitual del doblaje de las películas de Disney, el cómico y cantante mexicano Germán Valdés "Tin Tan", cuya labor no desmerece en absoluto el trabajo de Crosby. Me parece curioso, y no acierto a comprender, que una de las canciones, Katrina, se mantuviera en inglés.

El momento álgido es aquel en el que, hacia el final de la historia, aparece el Jinete, aunque, al igual que en el cuento, no se trata de otra cosa que una treta orquestada por Brom "el hueso" para espantar a Ichabod. Sin embargo, al tratarse de dibujos animados, las figuras del jinete y su caballo son falseadas, dándoles el aspecto de una auténtica aparición - tal como Ichabod los ve- creando esa imagen icónica que comentaba al principio. Ignoro si el detalle - y acierto - de la Jack O'Lantern aparece por primera vez en esta adaptación ya que si bien la calabaza existe en el relato original en ningún momento se especifica que fuera la típica calabaza decorada.

Imagen icónica del Jinete con la Jack O'Lantern
Ni el Jinete ni su caballo tienen mucho detalle, se quedan en sombras.

A principios de los 90s Tim Burton se estaba poniendo de moda. El estilo tétrico de películas como Eduardo Manostijeras (1990) o especialmente Batman Vuelve (1992) gustaba y quedó definitivamente consagrado con Pesadilla Antes de Navidad (1993). En realidad, la película estaba dirigida por Henry Selick pero el diseño de personajes, al parecer, eran de Burton con lo cual se llevó toda la fama. La cosa es que a mí, a raíz de Pesadilla..., no me cabía duda: Tim Burton era el director ideal para hacer una buena adaptación de aquella historia que tanto me gustaba, La Leyenda de Sleepy Hollow. Y un buen día me encuentro en las páginas de la revista Acción con que efectivamente Tim Burton se disponía a rodar una adaptación de la historia. Aquello iba a estar genial. Me equivoqué.

La película no me gustó y no porque no tuviera cosas buenas. La fotografía era estupenda, el reparto de viejos actores de la Hammer también... pero el tono no era el adecuado. Irving tiene la virtud en su prosa de describir perfectamente Sleepy Hollow como un lugar de melancólico ensueño, sumergiendo al lector en él y haciéndole comprender perfectamente cuan merecedor de su nombre es la pequeña aldea. Todo eso, en la versión Burton, es sustituido por una ambientación tétrica de pesadilla en la que solo debería encuadrarse la parte en la que aparece el Jinete... excepto por el hecho de que, como digo más arriba, el Jinete, en el texto original, no llega a manifestarse en ningún momento.

No me parece un error cambiar un poco la historia en una adaptación al cine ya que el cuento quizás no da de sí para un largometraje y un cambio que entiendo que no solo es conveniente sino incluso necesario es que el Jinete se manifieste realmente. Es algo que merece explotarse. En los dibujos animados estaba allí porque lo veíamos con los ojos de Ichabod, en el cuento lo está porque nuestra imaginación lo recrea antes de saber que se trata de un engaño, pero en la fotografía de una película de imagen real, un tipo con un disfraz que oculta su cabeza, sobre un caballo real, no es algo que resulte. Así que en principio creo que es estupendo que en la película aparezca el auténtico Jinete decapitado, el espectro.

Brom se enfrenta al Jinete
"Soy... Batman... sin cabeza pero... soy Batman"

Paradójicamente Burton lo desaprovecha. En vez de darle al Jinete el halo espectral que debe tener, el efecto es que, por mucho que le falte la cabeza, es algo demasiado físico, que está ahí, que no es algo que se vaya a desvanecer de un momento a otro. Incluso la forma de moverse y caminar hace que el hecho de que le falte la cabeza parezca tan trivial como si lo que le faltara fuera, por ejemplo, una mano. Es algo que queda especialmente patente en la escena en la que el Jinete lucha con el personaje de Casper Van Diem. El Jinete, si bien no debe ser el típico fantasma translúcido, si debe tener algo de irreal y, sobre todo, ser fugaz, visto y no visto.

En cuanto a trama en general presenta demasiados cambios pero para mí el que constituye el principal error es el de cambiar al propio protagonista, Ichabod, que pasa de ser el anti-heroico maestro de escuela para convertirse en un extravagante héroe-detective con métodos poco ortodoxos... es decir, un tópico explotado hasta la saciedad, y más aún hoy día que la televisión está llena de personajes en esa línea. Por si fuera poco "el personaje" en cuestión está interpretado por Johnny Depp en la línea que caracteriza a la mayoría de sus personajes en los últimos años, especialmente en las películas de Burton, con lo cual resulta perfectamente olvidable.

Johnny Depp como Ichabod Crane
Johnny Depp hace de... lo que quiera que sea eso que hace ultimamente...

A pesar de todo, es una película que inevitablemente, de vez en cuando, me animo a volver a ver, queriendo pensar que es mejor de lo que la recuerdo. Lamentablemente cada vez que la veo acabó pensando exactamente lo mismo que expongo. En fin, habrá que esperar aún una buena adaptación en imagen real. Mientras tanto nos queda la estupenda versión Disney.

Otras adaptaciones a tener en cuenta son una versión de 1980, con Jeff Goldblum en el papel de Ichabod Crane y una versión para televisión del mismo año que la de Tim Burton que, según dicen, está bastante bien aunque lamentablemente parece dificil de encontrar. También un episodio de la serie de televisión Grandes Cuentos y Leyendas (1985-1989), presentada por Shelley Duvall y que era una especie de continuación de su serie Cuentos de Hadas (1985) pero basada esta vez en mitos estadounidenses. Finalmente mencionar, como curiosidad, un episodio de la serie Se ha Escrito un Crimen titulado La Noche del Jinete sin Cabeza, basado ligeramente en la historia.

De la actual serie de televisión no puedo opinar demasiado ya que solo he visto tres o cuatro episodios pero la conexión con el relato se limita al hecho de que hay un Jinete Sin Cabeza y que los personajes y lugares tienen los mismos nombres.