sábado, 27 de agosto de 2016

Imágenes de mi Infancia (II)

En la entrada anterior escribí un poco sobre ciertas películas que durante mucho tiempo, hasta que puede volver a verlas, fueron para mí una asignatura pendiente bien porque no fueran películas muy conocidas o porque no recordara el título de las mismas. Mientras tanto solo tuve de ellas ciertas imágenes en mi mente, entre ellas las que acompañaban a aquel texto.

Se quedó alguna fuera, temiendo que el artículo resultara algo largo y eso me hizo plantearme la posibilidad de esta segunda parte en la cual además incluiría alguna que otra película a la que, al contrario que aquellas, no llegué a perder la pista del todo. En general, como se podrá ver, son títulos de ciencia ficción y esta entrada en el blog va a constituir el puente a una tercera parte en la que esa sí, definitivamente, mencionaré películas archiconocidas, al menos para los amantes de la ciencia ficción y que son la base del amor por el género de aquellos que empezamos a amar el cine clásico, siendo niños, a principios de los 80s.

Charly (1968)
Domingo 7 de Junio de 1987

Empezaré con una que apenas roza el campo de la ciencia ficción y si mucho más el drama. Se trata de Charly (1968), una película sobre un hombre que padece cierta discapacidad mental y con quien acaban experimentando un método para hacerlo más inteligente. Interesante de ver sin más. El protagonista es el Tío Ben del Spider-Man de Sam Raimi.

Naves Misteriosas (1972)
Sábado 5 de Junio de 1982, o, quizás, Sábado 21 de Febrero de 1981

Un tipo que, con ayuda de sus robots, trabaja en el jardín que constituye un domo de una nave espacial es de lo poco que recordaba de Naves Misteriosas (1972). Incluso recordaba el aspecto de Bruce Dern. En realidad en este caso no tengo muy claro por qué su recuerdo quedo anclado a mi memoria aunque supongo que era porque ¡siempre me han encantado los robots!

Engendro Mecánico (1977)
Viernes 22 de Noviembre de 1985

Continuamos con Engendro Mecánico (1977), otra de esas joyas perdidas del cine de ciencia ficción, bueno, al menos para mí lo es, por ser una de estas películas que dejaron huella en mi recuerdo. A pesar de lo cual he de decir que, habiéndola vuelto a ver, sigue pareciéndome un filme interesante. La historia trata sobre un científico que crea un superordenador con conciencia propia y este acaba considerando que estar confinado en una habitación no es de su agrado. En este caso no voy a permitirme - y la verdad es que lo lamento - poner la imagen que me causó impacto por no hacer spoiler.

Saturno 3 (1980)
Sábado 21 de Septiembre de 1985

De Saturno 3 (1980) lo que quedó en mi memoria fue, como no, el robot. Vista hoy la película es... francamente mala. La relación entre la joven Farrah Fawcett y un ya entrado en años Kirk Douglas no es creíble y los diálogos, especialmente los del personaje Harvey Keitel empeñado en acostarse con la chica, son terriblemente pueriles. Por lo que he podido saber el principal problema fue que el director John Barry murió durante su rodaje y Stanley Donen, gran director pero a quien al parecer la ciencia ficción no le gustaba demasiado, acabó dirigiéndola.

El Hombre con Rayos X en los Ojos (1963)
Sábado 5 de Febrero de 1983

Lo recuerdo claramente. Vi El Hombre con Rayos X en los Ojos (1963) en el programa infantil-juvenil Pista Libre que se emitía los sábados por la mañana. Realmente no es una película por la que sienta especial predilección pero sí que en aquel momento fue una grata sorpresa. Es curioso, pensaba ahora mismo que recuerdo que la película no estaba anunciada en la revista de la programación de la tele y eso me hace pensar que quizás, algo que contribuyó a que me gustara leer fue precisamente aquella fuente continua de información sobre las películas que eran el Tele Programa o la Tele Indiscreta. Hace unos años, no muchos, un profesor mío se sorprendió de que conociera la palabra "otrora" y es que era una palabra que usaba con cierta frecuencia uno de los redactores de las críticas cinematográficas de Tele Indiscreta. But I Digress.. que dice Peter David.

La Mosca (1958)
Lunes 8 de Febrero de 1982

Y ya plenamente metidos en aquellas películas a las que nunca perdí la pista y siempre estuvieron ahí tenemos La Mosca de Kurt Newman. A día de hoy sigue pareciéndome una muy buena película, adaptación fiel, además, del libro en el que está basada. Y es una de esas películas que, a pesar de ser muy buena, tiene un remake digno. Personalmente esta versión original me parece, a niveles técnicos, mucho más redonda que la versión de Cronemberg aunque esta última, siendo estrictos, es mucho más coherente desde el punto de vista de ciencia ficción, más realista si me lo permiten. Y es que tiene mucho más sentido que la máquina se equivoque con donde pone los genes y que a raíz de ello se dé el cambio de una manera paulatina que si a esta le da por simplemente intercambiar las cabezas adaptando los tamaños. Me las apunto para hacer una reseña en algún momento del futuro.

Y aquí lo dejo. La próxima entrada será, probablemente, una tercera y última parte de esta serie en la cual ya si abordaré algunos de esos otros clásicos, archiconocidos, sin los cuales no habría desarrollado mi afición a la ciencia ficción y al fantástico.


jueves, 18 de agosto de 2016

Imágenes de mi Infancia

Durante estas dos últimas semanas he estado poniendo en mi página personal de Facebook, para mis amigos y conocidos, una serie de imágenes que, de una forma u otra, a través de la pequeña pantalla, me impactaron especialmente de pequeño. Pertenecen a una serie de películas con las que, en muchos de los casos, tardé en reencontrarme. En general recordaba los títulos de esas películas, los guardaba celosamente en mi memoria ansiando volver a encontrarlas, cosa que de una forma u otra acabó ocurriendo.
David Bowie en El Hombre que Cayó a la Tierra (1976)

Esta primera escena es una excepción: nunca vi esta película hasta este mismo año. Recordaba a una mujer llamando a un tal Tommy, acercarse a la puerta, y esta abrirse y mostrarnos al tal Tommy con ese aspecto. Siempre me pareció recordar que la escena la había visto en algún programa de televisión, probablemente De Película, pero llegó un momento en que al no encontrar a qué película pertenecía empecé a pensar que quizás se tratara de la miniserie Crónicas Marcianas, basada en el relato de Bradbury, aunque no acababa de convencerme la idea. Cuando por fin volví a ver la miniserie confirme que no era así. Y oh sorpresa que este año, leyendo Y, El Último Hombre, mencionan la película de ciencia ficción El Hombre que Cayó a la Tierra (1976) y viéndola me encuentro con la escena en cuestión... que además es exactamente como la recordaba.

Willy Wonka, Un Mundo de Fantasía (1971)
Miércoles 24 de Diciembre de 1980

¿Recuerdan aquellas cajitas transparentes que traían bolitas con sabor a anís, fresa, plátano o cola? Pues precisamente las de cola me vienen a la mente con esta escena de Willy Wonka, Un Mundo de Fantasía (1971) en la que Charlie y el abuelo sufren de ingravidez. Supongo que las estaba comiendo cuando vi la película.

Sssssssílbido de Muerte (1973)
Viernes 1 de Mayo de 1981

El de la espalda despellejada no es ni más ni menos que Dirk Benedict, Starbuck en Battlestar Galactica y Fénix en El Equipo A y siempre me acordaba de esa escena cuando me quemaba la espalda por el sol en la playa. Sssssssílbido de Muerte (1973) es una película de la cual recordaba la trama y algunas escenas más. A día de hoy me parece un título cuando menos interesante dentro de su género y, desde luego, injustamente olvidado. Quisiera hacerle en breve una reseña aunque eso implicaría hacer spoiler. Por cierto, a aquellos que piensan que en España estropeamos los títulos originales, decirles que el título original es Sssssss a secas... ¡Qué poca visión comercial tuvo el que se lo puso! Tenía cinco años cuando la vi.

Dr. Jekyll y su Hermana Hyde (1971)
Lunes 14 de Diciembre de 1981

Dr. Jekyll y su Hermana Hyde (1971), la cual vimos en el espacio Mis Terrores Favoritos presentado por ese genio de nuestra televisión que es Narciso "Chicho" Ibáñez Serrador. En realidad recordaba poco de la película, excepto la premisa y su desenlace al cual pertenece la imagen, pero siempre fue una película que quise volver a ver. Una buena película con una escena de transformación genial por la forma en que está hecha, sencilla, con pocos medios, pero que resulta fantástica. En este caso si perdemos el imposible de traducir juego de palabras del título original: Dr. Jekyll and Sister Hyde.


El Fantasma del Paraíso (1974)
Miércoles 14 de Julio de 1982

El Fantasma del Paraíso (1974), de Brian De Palma, fue una película que siempre tuve muy presente el objetivo de volver a verla, cosa que no pude hacer hasta mediados de la década pasada. Era inevitable que una película así me llamara la atención cuando niño ya que el tío llevaba una máscara-casco que lo dotaba de un aspecto similar al de un superhéroe. En cualquier caso de esta película recordaba bastante, como la escena en la que queda desfigurado o aquella en la que lanza el rótulo luminoso en forma de rayo. Muy buena película también.

El Fin Empezó Ayer (1982)
Lunes 20 de Septiembre de 1982

El Fin Empezó Ayer es una película de Chicho Ibáñez Serrador para televisión, para el programa Historias Para no Dormir y de la cual ya había rodado una versión anterior titulada H. Newman, Doctor en Medicina (1964) protagonizada por su padre, Narciso Ibáñez Menta. En este caso el protagonista era Manuel Tejada y mi recuerdo el de esa mano alienígena que, en un descuido de su personaje cuando coge la toalla para salir de la ducha, descubre su auténtica naturaleza. También recordaba con claridad la escena final de la historia que no desvelaré.

El Volar es Para los Pájaros (1970)
Domingo 20 de Noviembre de 1983

Probablemente la escena más angustiante y por ello no es de extrañar que me impactara aunque también estaba la fascinación que me produjo: Brewster McCloud (1970) se construye unas alas con las que poder volar. En realidad no sé si solo vi esa parte final o, lo más probable, que simplemente me tragara todo lo que ponían en la tele. Creo recordar que en aquella época me hizo pensar en el Buitre, el villano de Spider-Man que aparecía en alguno de los tebeos que tenía. Por cierto, el título en español fue El Volar es Para los Pájaros, un título que nunca olvidé. La he vuelto a ver en V.O.S. porque no había manera de encontrarla con el doblaje en castellano.

Y hasta aquí hemos llegado. Tenía algunos otros títulos pero no quería hacer demasiado larga esta entrada por lo que me he limitado a coger los títulos menos conocidos, los que me costaron más volver a ver en su momento y que por ello creo que son los que pueden resultar más interesantes.

Por cierto, hay una película que aun se me resiste y cuyo título, obviamente, no recuerdo. Probable se tratara de un telefilme e iba de un chico que al parecer había hecho algo y al que su madre decide ocultar tras las paredes de su casa de la cual puede salir a través de unas trampillas disimuladas en el fondo de los muebles. La madre muere y una familia se muda a la casa ignorando que el muchacho vive oculto entre sus paredes. Pues eso, si alguien sabe de qué película se trata le estaré agradecido de que me lo deje en los comentarios.  

miércoles, 10 de agosto de 2016

Spoilers Everywhere!

Tengo, entre mis amigos, alguno que otro dado al spoiler, de esos que te dicen "no... no, que no cuento nada....", se le deja seguir y cuando te descuidas... ¡zas! te suelta algo que no deberías saber hasta que estés viendo la escena en cuestión . Y fue esa la razón de que hace unas semanas empezáramos a hablar del tema, de qué podemos considerar spoiler y qué no... y sobre todo de hasta qué punto arruina o no realmente el visionado de una película o episodio.  Es una polémica que también suele darse en algunos grupos de facebook en los que estoy. Por ello he decidido explayarme dando mi opinión aquí, en mi espacio.

Siempre tienes a esa persona que después de haberte dicho algo que no querías saber te dice "pero eso no importa que lo sepas". En mi opinión, no tenemos potestad para decidir qué cosas puede o no molestar a otro que le cuenten de una película. Es verdad que hay cosas que no tienen especial relevancia que se cuenten o no, pero para saber identificarlas creo que hay que tener una cierta sensibilidad que no todo el mundo tiene, con lo cual creo que, en términos generales, deberíamos aceptar que no tenemos ese derecho. Todos pensamos que tenemos esa capacidad pero la única manera de estar seguro de no fastidiar la película a alguien es pecar de prudente y no contar.
 
Es dificil encontrar cartel o portada del libro que a estas alturas no sea en si un spoiler.
 
Un punto de especial interés que fue planteado por otro amigo venía a ser como que una película no se estropeaba por contar un detalle de ella, que no era tan importante qué pasaba sino cómo pasaba, qué se contaba desde el principio hasta el final. Aunque no le falta cierta razón tampoco yo lo veo del todo así. Y no puedo evitar recordar el mayor spoiler de la historia de la literatura, una novela disfrutable de la cual continuamente se hacen versiones a pesar de que el quid de la cuestión, la "gracia", ha quedado vedada para la inmensa mayoría de nosotros: El Extraño Caso del Dr. Jekyll y Mister Hyde. La novela fue planteada como una historia de misterio donde se desconocería la verdadera naturaleza de la relación entre los personajes del título... y si, es una historia que nos encanta y a la que volvemos una y otra vez, leyéndola, viendo versiones en cine, televisión, comic y efectivamente, es muy disfrutable. Pero... ¿Y la experiencia que nos hemos perdido? ¿Y si hubiéramos podido leerla sin conocerla? ¿No la habríamos disfrutado más aunque solo fuera esa primera y única vez?

Una experiencia personal relativamente reciente: fui a ver X-Men Apocalipsis (2016) con unos amigos. Había visto los trailers y sabía por alguno de ellos, y por las noticias que se empeñan en dar las páginas sobre cine y comics, que Lobezno aparecía en ella. Pues bien, resultó que no habiendo despertado gran expectación la película en mi... olvidé por completo que salía en ella. Hasta tal punto que incluso cuando los protagonistas llegan al lugar donde se encuentra encerrado no acerté a adivinar qué era lo que había allí, no contaba con la aparición especial de ningún personaje y simplemente me cogió desprevenido. Y solo cuando salió, segundos antes de que se le viera la cara, cuando se ve el pie humano en vez de una pata animal, caí en la cuenta. Y me encantó, fue tremendamente grato que me cogiera por sorpresa y creo que es lo que debería hacer siempre un cameo de este tipo. Aunque la productora desgraciadamente decidiera que debían dejarlo claro en el trailer para que más gente fuera a ver la peli.

La Cara Oculta (2011) Ni se le ocurra ver el trailer si no quiere que le estropee la película.

Ya que hablamos de trailers, si el enseñar lo de Lobezno no fue en mi opinión muy acertado, no puedo sino recordar el caso del trailer de la película La Cara Oculta (2011). El trailer prometía una película con algo inquietante en su trama y que he de reconocer que fue lo que me vendió la película. Cuando la vi descubrí que lo que me había contado el tráiler... habría sido mejor descubrirlo viendo la película ya que buena parte de ella se centra en la extraña desaparición de una chica... y el trailer directamente te dice que pasó con ella. Estoy seguro de que ese trailer donde se desvela lo más importante de la película vendió mucho mejor la película que uno en el que no se insinuara siquiera...  pero también tengo claro que echa a perder la baza principal de la historia. Así que ya sabéis, si vais a ver esa película, no veáis el trailer.
 
Algunas personas parecen pensar que las sorpresas de las películas prescriben, que pasado un tiempo ya se puede hablar libremente del argumento bajo la falsa idea de "ya todo el mundo la ha visto". Lo que ocurre quizás es que eso se piensa teniendo en perspectiva películas relativamente recientes con las que todo el mundo está familiarizado. Desde algo que se ha estrenado hace unos meses a cosas como El Sexto Sentido (1999). Pero si nos paramos a recordar películas más antiguas probablemente estemos de acuerdo con que contar el final es una faena. Hace unos meses tuve la suerte de descubrir El Otro, una película del año 1971 y uno ha visto suficiente cine como para olerse desde el principio por qué derroteros iba a tirar la película así que la parte final no me pilló desprevenido pero no seré yo quien estropee la película a nadie porque la verdad es que está muy bien concebida. Igualmente no puedo evitar recordar como en redes sociales y foros hay gente que usa como foto de perfil la escena final de La Invasión de los Ultracuerpos (1978). Un apunte más en contra de hacer spoiler de películas independientemente de lo antiguas que sean: Cuando el destino nos alcance (1973). Si la habéis visto, probablemente estaréis de acuerdo conmigo.

Cartel de El Otro (1971) donde se ruega que no se estropee la película a quienes no la han visto aún.

Como decía... un poco de cine sí que ha visto uno y a veces incluso pequeños detalles "que no importan" de esos que dice mi amigo, son suficientes para que uno pillé al vuelo de que va todo. Nos pasó a un amigo y a mí cuando vimos El Bosque (2004). Básicamente contábamos con que Shyamalan, una vez más, como en sus películas anteriores, intentaría dar una vuelta de tuerca y además todo en la trama nos pareció tan absolutamente predecible... pues eso, que a veces esos detalles que no son importantes también pueden estropear una película. De hecho escribiendo este artículo he dudado siquiera si debía mencionar los títulos de los que he hablado y es por ello que, excepcionalmente habiendo dejado claro en el artículo que dichas películas tienen algo que merece desconocerse previamente, he puesto una nota al principio advirtiendo por si para alguien puede suponer un spoiler.

"No cuentes la peli Joaquín"

Mi consejo es que, ante la duda, no se diga absolutamente nada o avisar antes de que se va a contar algo que sea susceptible de ser considerado spoiler. Es algo que me está planteando cierto dilema ya que precisamente la semana que viene tengo pensado publicar un post especial con imágenes de ciertas películas y algunas de ellas podrían ser consideradas spoilers. A ver como lo resuelvo para que resulte lo más inocuo posible... pero avisados estáis.

sábado, 30 de julio de 2016

Krampus, Maldita Navidad

Imagen promocional de Krampus.
Krampus, Maldita Navidad (2015)

Hace cosa de una semana exponía mi opinión sobre lo que me había parecido Stranger Things y me ha estado dando la sensación de que había gente que interpretaba que no me había gustado. Y no es exactamente eso. La serie me pareció entretenida - de lo contrario no habría aguantado los ocho capítulos que la componen - e incluso me parece genial la interpretación de Winona Ryder o la del chavalito mellado. Lo que ocurre es que personalmente soy muy exigente con las cosas que más me gustan: por ejemplo, nunca voy a ser igual de exigente con una película de los X-Men como con una de Superman: no me he criado con los cómics de La Patrulla X y no he sido especialmente fan de los personajes mientras que Superman es mi superhéroe DC favorito. Y lo mismo pasa con Stranger Things, que me toca donde "me duele", en las películas de los 80s, y lo que para otros es un "genial" para mi es... "me hubiera encantado que lo hubieran hecho mejor". Una de las cosas que le veo es falta de homogeneidad: durante los dos primeros capítulos veo escenas calcadas literalmente de E.T. y pasa de eso a, en otros episodios, diluir casi por completo ese regusto de cine de los 80s hasta el punto que me recuerda más a videojuegos como Silent Hill y series como Expediente X. Stranger Things se condena - en mi opinión - desde el momento en el que se propone ser un homenaje a los 80s. Eso crea un compromiso con el cual la serie va cumpliendo a base de "corta y pega". Es como comprar un perfume y, para asegurarte que se nota que lo llevas, echarte medio bote. Algo puede remitir a ese tipo de películas de los 80s sin transcurrir siquiera en esa época, y agradezco que Stranger Things lo haga, pero no se puede quedar solo en eso. Y con esto llegamos a Krampus, Maldita Navidad (2015).

Escena: La abuela da una galleta al nieto.
La abuela lo sabe todo.

Krampus es una historia de Navidad sobre una especie de versión malvada de Santa Claus. Probablemente no me habría molestado en escribir sobre ella pero la he visto a la vez que discutía con amigos el tema de Stranger Things y su visionado sí que me ha resultado una experiencia más satisfactoria que la de la serie. ¿Por qué? Porque Krampus tiene influencias obvias de, al menos, Gremlins (1984), Dentro del Laberinto (1986) y Solo en Casa (1990). Muy obvias. Y sin embargo me traía la esencia de aquellas sin calcar mucho (que también lo hace en alguna escena) pero sobre todo sin venir diciendo "soy un homenaje a los 80s". Te dispones a ver una película de terror que transcurre en Navidad y te llevas gratis esa esencia de aquellas películas de los 80s. Diluida a lo largo de la película. Sin tropezones.

Escena: Familia en apuros.
La familia en apuros.

Krampus no es una película redonda. En mi opinión, el director no tiene muy claro el tono que quiere darle a la historia. Al principio parece que el protagonista absoluto va a ser el niño, y aunque es en él en quien recae el peso de la historia el protagonismo es compartido por distintos personajes como el padre, el cuñado, la madre, la tia alcohólica... Además, lo que al principio parece una película de corte familiar se convierte en algunos momentos en película de terror en toda regla con la agradecible salvedad de que no hay sangre. Sin embargo, hay que tener en cuenta una cosa, y es que un clásico como Gremlins tenía exactamente el mismo problema. A día de hoy nos parece bastante inocua pero la verdad es que la película de Joe Dante tiene momentos en los que roza el género de terror. La vi en su época en el cine, y en aquella época me asustaban las películas de miedo y recuerdo que antes de verla me preocupaba que pudiera ser una, a pesar de que Gizmo era muy mono y que mi primo me insistía en que la película no era de miedo. Pero es que los fragmentos promocionales de la película que se veían en programas de la época, como De Película, eran escenas como aquella en la que el señor Futterman sale a ver qué le pasa la antena de la tele y se le echa encima la excavadora conducida por unos Gremlins que no llegan a verse en esa escena y con este hombre gritando horrorizado.

Escena del corto incluido en Krampus
La historia que cuenta la abuela es un pequeño corto animado.

Krampus es una película muy en la línea de Gremlins en ese sentido, a medio camino entre película para chavales de las de antes y película de terror de las de ahora, sin caer en lo gore, con momentos de comedia y con criaturas que encantará a los amantes de los monstruitos de corte fantástico. En definitiva y como decía, me ha parecido muy entretenida. No es un peliculón pero sí que me ha dejado bastante satisfecho, buen sabor de boca y con ese regusto ochentero que no me había prometido. 

lunes, 18 de julio de 2016

Stranger Things

La pandilla de Stranger Things
Stranger Things (2016) de los hermanos Duffer.
Nota: Esta serie acaba de estrenarse cuando escribo esto. Aunque no doy datos concretos sobre lo que sucede en la serie es posible que en este artículo haya alguna información que pueda ser considerada como spoiler.

Como amante de los 80s, especialmente de su cine, estaba esperando con interés esta serie y bueno, tras haberla visto he de decir que... se agradece el intento pero la verdad es que creo que se queda en un quiero y no puedo. O al menos si es que he entendido la intención de situar la serie en los 80s. Se me ocurren dos razones para situar una serie en los 80s: la primera que lo exija el guión y la segunda, que es a todas luces la que nos ocupa, como ejercicio de nostalgia y homenaje al cine y la cultura pop de los 80s. Y efectivamente tenemos una serie cuyo eje central es una pequeña pandilla de niños como aquellas que protagonizaran algunos de los títulos más memorables de los 80s como E.T. el Extraterrestre (1982), Los Goonies (1985), Cuenta Conmigo (1986), La Puerta (1987)...

Elliot, Gertie y Michael
E.T. el Extraterrestre (1982) de Steven Spielberg

El problema, en mi opinión, es que a la serie le falta alma propia. Una cosa es evocar el espíritu de aquellas películas basándonos en clichés como, por poner un ejemplo, el tener como protagonistas a un grupo de niños con sus bicicletas, y otra calcar de manera descarada, las películas que toma como referencia. Así, personalmente, los dos primeros capítulos me parecieron terriblemente insustanciales porque estaba viéndolos por primera vez pero todo con la sensación de que todo eso ya lo había visto y es que en esencia era E.T. el Extraterrestre. Al igual que en aquella la historia empieza una noche en que los chicos están jugando a Dragones y Mazmorras. El personaje de Winona Ryder es calcado al de Dee Wallace Stone, la madre de Elliot y su situación matrimonial, como descubriremos pronto, es exactamente la misma aunque en este caso "Elliot" no es su hijo sino uno de los amigos. Mathew Modine es un clon de Keys, el personaje de Peter Coyote y su persecución de los niños en bici igualmente tendrá réplica en un posterior episodio hasta el punto de llegar a causar cierta vergüenza ajena cuando, durante la misma, este nuevo "E.T." usa sus poderes de una manera algo más cafre cuando una furgoneta les obstaculiza el paso. No sé, incluso tenemos una escena réplica a aquella en la que Elliot explica a E.T. quienes son sus muñecos de La Guerra de las Galaxias (1977)...

Los chicos de Super 8
Super 8 (2010) de J.J. Abrams

Durante el tercer episodio la cosa parece que empieza a mejorar pero muy levemente, la influencia omnipresente de E.T. se diluye algo más, al menos durante un par de capítulos o tres, en una historia en la que otras influencias obvias son Poltergeist (1982)e incluso, me atrevería a decir, El Ente (1983). Hay mucho cogido por los pelos, mucho personaje vacio y algunas cosas un tanto incoherentes. Sin embargo todo sigue siendo muy previsible, toda esa sensación de "ya he visto esto antes". No quita que la serie sea entretenida pero en el mismo sentido que puede serlo una película que te gusta pero que vuelves a ver por enésima vez. Y es curioso porque uno se plantea... ¿No se podría haber hecho algo similar con una historia completamente nueva? Pues sí, porque si te paras a pensarlo ¿qué tienen en común E.T. y Los Goonies? Más bien poco a parte de la pandilla de niños en bicicletas... ¿Entonces por qué hacer algo tan similar a E.T.? Y el agravante es que no es la primera vez que se hace, ya se ha hecho, lo hizo J.J. Abrams en 2010 con Super 8 y, aunque en aquella la parte de los niños no estaba mal llevada, todo el tema del alienígena parecía un poco forzado, igualmente carente de interés... no era una película de los 80s fuera de su tiempo sino más bien una imitación de película de los 80s... no sé... sin alma al igual que esta, aunque quizás algo menos. En cierto modo esta serie es Super 8 otra vez, más descarada... pero lo mismo.

Los protagonistas de Héroes
Héroes (2010) de Pau Freixas.

Personalmente una de las películas de los últimos tiempos que en mi opinión si hereda algo del alma de estas pelis de los 80s, no siendo ni de lejos perfecta, es la española Héroes (2010) de Pau Freixas. Es un drama, nada que ver, en principio, con E.T. o Los Goonies más allá de la idea "niños con bicicletas", quizás si más en la línea de Cuenta Conmigo pero sin copiar argumentos. ¿Por qué estos americanos no pueden hacer algo así? Dentro del género fantástico, ciencia ficción o aventuras pero que realmente herede el espíritu que no el cuerpo. Mientras escribo esto me viene a la mente una de las imágenes de la serie, la de un cuerpo falso con relleno de oso de peluche... ¿es eso lo que es esta serie?

En fin, no sé, me sorprende ver que la puntuación de la serie en IMDB está en 9,2. Supongo que con el tiempo la puntuación ira bajando pero la verdad es que no entiendo que haya gustado tanto. Insisto, mala no es, resulta entretenida pero... "ya la había visto".