sábado, 30 de julio de 2016

Krampus, Maldita Navidad

Imagen promocional de Krampus.
Krampus, Maldita Navidad (2015)

Hace cosa de una semana exponía mi opinión sobre lo que me había parecido Stranger Things y me ha estado dando la sensación de que había gente que interpretaba que no me había gustado. Y no es exactamente eso. La serie me pareció entretenida - de lo contrario no habría aguantado los ocho capítulos que la componen - e incluso me parece genial la interpretación de Winona Ryder o la del chavalito mellado. Lo que ocurre es que personalmente soy muy exigente con las cosas que más me gustan: por ejemplo, nunca voy a ser igual de exigente con una película de los X-Men como con una de Superman: no me he criado con los cómics de La Patrulla X y no he sido especialmente fan de los personajes mientras que Superman es mi superhéroe DC favorito. Y lo mismo pasa con Stranger Things, que me toca donde "me duele", en las películas de los 80s, y lo que para otros es un "genial" para mi es... "me hubiera encantado que lo hubieran hecho mejor". Una de las cosas que le veo es falta de homogeneidad: durante los dos primeros capítulos veo escenas calcadas literalmente de E.T. y pasa de eso a, en otros episodios, diluir casi por completo ese regusto de cine de los 80s hasta el punto que me recuerda más a videojuegos como Silent Hill y series como Expediente X. Stranger Things se condena - en mi opinión - desde el momento en el que se propone ser un homenaje a los 80s. Eso crea un compromiso con el cual la serie va cumpliendo a base de "corta y pega". Es como comprar un perfume y, para asegurarte que se nota que lo llevas, echarte medio bote. Algo puede remitir a ese tipo de películas de los 80s sin transcurrir siquiera en esa época, y agradezco que Stranger Things lo haga, pero no se puede quedar solo en eso. Y con esto llegamos a Krampus, Maldita Navidad (2015).

Escena: La abuela da una galleta al nieto.
La abuela lo sabe todo.

Krampus es una historia de Navidad sobre una especie de versión malvada de Santa Claus. Probablemente no me habría molestado en escribir sobre ella pero la he visto a la vez que discutía con amigos el tema de Stranger Things y su visionado sí que me ha resultado una experiencia más satisfactoria que la de la serie. ¿Por qué? Porque Krampus tiene influencias obvias de, al menos, Gremlins (1984), Dentro del Laberinto (1986) y Solo en Casa (1990). Muy obvias. Y sin embargo me traía la esencia de aquellas sin calcar mucho (que también lo hace en alguna escena) pero sobre todo sin venir diciendo "soy un homenaje a los 80s". Te dispones a ver una película de terror que transcurre en Navidad y te llevas gratis esa esencia de aquellas películas de los 80s. Diluida a lo largo de la película. Sin tropezones.

Escena: Familia en apuros.
La familia en apuros.

Krampus no es una película redonda. En mi opinión, el director no tiene muy claro el tono que quiere darle a la historia. Al principio parece que el protagonista absoluto va a ser el niño, y aunque es en él en quien recae el peso de la historia el protagonismo es compartido por distintos personajes como el padre, el cuñado, la madre, la tia alcohólica... Además, lo que al principio parece una película de corte familiar se convierte en algunos momentos en película de terror en toda regla con la agradecible salvedad de que no hay sangre. Sin embargo, hay que tener en cuenta una cosa, y es que un clásico como Gremlins tenía exactamente el mismo problema. A día de hoy nos parece bastante inocua pero la verdad es que la película de Joe Dante tiene momentos en los que roza el género de terror. La vi en su época en el cine, y en aquella época me asustaban las películas de miedo y recuerdo que antes de verla me preocupaba que pudiera ser una, a pesar de que Gizmo era muy mono y que mi primo me insistía en que la película no era de miedo. Pero es que los fragmentos promocionales de la película que se veían en programas de la época, como De Película, eran escenas como aquella en la que el señor Futterman sale a ver qué le pasa la antena de la tele y se le echa encima la excavadora conducida por unos Gremlins que no llegan a verse en esa escena y con este hombre gritando horrorizado.

Escena del corto incluido en Krampus
La historia que cuenta la abuela es un pequeño corto animado.

Krampus es una película muy en la línea de Gremlins en ese sentido, a medio camino entre película para chavales de las de antes y película de terror de las de ahora, sin caer en lo gore, con momentos de comedia y con criaturas que encantará a los amantes de los monstruitos de corte fantástico. En definitiva y como decía, me ha parecido muy entretenida. No es un peliculón pero sí que me ha dejado bastante satisfecho, buen sabor de boca y con ese regusto ochentero que no me había prometido. 

lunes, 18 de julio de 2016

Stranger Things

La pandilla de Stranger Things
Stranger Things (2016) de los hermanos Duffer.
Nota: Esta serie acaba de estrenarse cuando escribo esto. Aunque no doy datos concretos sobre lo que sucede en la serie es posible que en este artículo haya alguna información que pueda ser considerada como spoiler.

Como amante de los 80s, especialmente de su cine, estaba esperando con interés esta serie y bueno, tras haberla visto he de decir que... se agradece el intento pero la verdad es que creo que se queda en un quiero y no puedo. O al menos si es que he entendido la intención de situar la serie en los 80s. Se me ocurren dos razones para situar una serie en los 80s: la primera que lo exija el guión y la segunda, que es a todas luces la que nos ocupa, como ejercicio de nostalgia y homenaje al cine y la cultura pop de los 80s. Y efectivamente tenemos una serie cuyo eje central es una pequeña pandilla de niños como aquellas que protagonizaran algunos de los títulos más memorables de los 80s como E.T. el Extraterrestre (1982), Los Goonies (1985), Cuenta Conmigo (1986), La Puerta (1987)...

Elliot, Gertie y Michael
E.T. el Extraterrestre (1982) de Steven Spielberg

El problema, en mi opinión, es que a la serie le falta alma propia. Una cosa es evocar el espíritu de aquellas películas basándonos en clichés como, por poner un ejemplo, el tener como protagonistas a un grupo de niños con sus bicicletas, y otra calcar de manera descarada, las películas que toma como referencia. Así, personalmente, los dos primeros capítulos me parecieron terriblemente insustanciales porque estaba viéndolos por primera vez pero todo con la sensación de que todo eso ya lo había visto y es que en esencia era E.T. el Extraterrestre. Al igual que en aquella la historia empieza una noche en que los chicos están jugando a Dragones y Mazmorras. El personaje de Winona Ryder es calcado al de Dee Wallace Stone, la madre de Elliot y su situación matrimonial, como descubriremos pronto, es exactamente la misma aunque en este caso "Elliot" no es su hijo sino uno de los amigos. Mathew Modine es un clon de Keys, el personaje de Peter Coyote y su persecución de los niños en bici igualmente tendrá réplica en un posterior episodio hasta el punto de llegar a causar cierta vergüenza ajena cuando, durante la misma, este nuevo "E.T." usa sus poderes de una manera algo más cafre cuando una furgoneta les obstaculiza el paso. No sé, incluso tenemos una escena réplica a aquella en la que Elliot explica a E.T. quienes son sus muñecos de La Guerra de las Galaxias (1977)...

Los chicos de Super 8
Super 8 (2010) de J.J. Abrams

Durante el tercer episodio la cosa parece que empieza a mejorar pero muy levemente, la influencia omnipresente de E.T. se diluye algo más, al menos durante un par de capítulos o tres, en una historia en la que otras influencias obvias son Poltergeist (1982)e incluso, me atrevería a decir, El Ente (1983). Hay mucho cogido por los pelos, mucho personaje vacio y algunas cosas un tanto incoherentes. Sin embargo todo sigue siendo muy previsible, toda esa sensación de "ya he visto esto antes". No quita que la serie sea entretenida pero en el mismo sentido que puede serlo una película que te gusta pero que vuelves a ver por enésima vez. Y es curioso porque uno se plantea... ¿No se podría haber hecho algo similar con una historia completamente nueva? Pues sí, porque si te paras a pensarlo ¿qué tienen en común E.T. y Los Goonies? Más bien poco a parte de la pandilla de niños en bicicletas... ¿Entonces por qué hacer algo tan similar a E.T.? Y el agravante es que no es la primera vez que se hace, ya se ha hecho, lo hizo J.J. Abrams en 2010 con Super 8 y, aunque en aquella la parte de los niños no estaba mal llevada, todo el tema del alienígena parecía un poco forzado, igualmente carente de interés... no era una película de los 80s fuera de su tiempo sino más bien una imitación de película de los 80s... no sé... sin alma al igual que esta, aunque quizás algo menos. En cierto modo esta serie es Super 8 otra vez, más descarada... pero lo mismo.

Los protagonistas de Héroes
Héroes (2010) de Pau Freixas.

Personalmente una de las películas de los últimos tiempos que en mi opinión si hereda algo del alma de estas pelis de los 80s, no siendo ni de lejos perfecta, es la española Héroes (2010) de Pau Freixas. Es un drama, nada que ver, en principio, con E.T. o Los Goonies más allá de la idea "niños con bicicletas", quizás si más en la línea de Cuenta Conmigo pero sin copiar argumentos. ¿Por qué estos americanos no pueden hacer algo así? Dentro del género fantástico, ciencia ficción o aventuras pero que realmente herede el espíritu que no el cuerpo. Mientras escribo esto me viene a la mente una de las imágenes de la serie, la de un cuerpo falso con relleno de oso de peluche... ¿es eso lo que es esta serie?

En fin, no sé, me sorprende ver que la puntuación de la serie en IMDB está en 9,2. Supongo que con el tiempo la puntuación ira bajando pero la verdad es que no entiendo que haya gustado tanto. Insisto, mala no es, resulta entretenida pero... "ya la había visto".