martes, 23 de mayo de 2017

Mi réplica del cómic de Creepshow


Recuerdo vagamente que en los 80s pusieron en uno de los cines de mi ciudad, el último antiguo que desapareció, un ciclo de películas de terror. Creo que se proyectaron películas como House, Una Casa Alucinante (1985), El Terror Llama a su Puerta (1986) o Creepshow (1982). Aquellos carteles me encantaban y especilmente los de Creepshow con aquel personaje que parecía venderte las entradas para la peli en plan casa del terror de feria... como una especie de cartel que rompía la cuarta pared. Pero yo en los 80s veía muy pocas pelis de terror, me daban miedo, de hecho incluso estuve dudando de ir a ver Gremlins porque la escena que solían poner en la tele, en la que el señor Futterman es atacado con los gremlins montados en la excavadora (no se les ve, solo se les oye) era bastante terrorífica. La cosa es que en su día hubo muchas películas de terror que no vi y el visionado de algunas de ellas se me demoró bastante. Creepshow creo recordar que la vi hace mucho, quizás en los 90s, en televisión, pero hace pocos años la volví a ver en formato doméstico, principalmente por rememorar las entradillas de las páginas de cómic... y me encantaron. Hasta tal punto que pensé... ese cómic debe existir, debió editarse. Si pero no. Mientras que las páginas del cómic de atrezo que aparecen en la película fueron dibujadas por Jack Kamen, uno de los veteranos dibujantes de los cómics de terror de la E.C. en los cuales se inspira la película, la adaptación al cómic la llevó a cabo Bernie Wrightson (La Cosa del Pantano) que no es precisamente moco de pavo pero... no era el cómic que se veía en la peli. De hecho, obviamente, del cómic de atrezo Kamen solo dibujó las páginas que se ven en la película, es decir, la primera y última de cada historia, para hacer los fundidos con la imagen real y algunas de esas otras que inundaban los tebeos como las de publicidad o el correo de los lectores.


A muchas viñetas les faltaban partes y ninguna página estaba completa.


Yo quería ese tebeo. El que salía en la peli. Pero no existía. Así que pensé algo así como "vale, si no existe tendré que hacerlo". Quizás podría reconstruirlo a base de capturas de pantalla. No las historias completas sino crear una reproducción de lo que era el tebeo de atrezo. Volví a ver la película varias veces para ver hasta qué punto realmente había ahí material aprovechable y la verdad es que había mucho... pero no el suficiente. Había páginas de las que solo se veían algunas viñetas y a algunas de ellas les faltaba fragmentos. Me planteé usar capturas de imagen real para sustituir lo que faltaba pero no me convencía. Incluso consideré la posibilidad de dibujar yo algunos fragmentos pero lo descarté enseguida porque no iba a quedar bien. Si me decidía a intentar hacer aquello... el resultado iba a quedar incompleto. Pero... menos es nada. Así que me puse a ver que salía.
Lo primero fue la revisión una vez más de la película, anotando qué páginas salían, en qué orden iban, y cuantas escenas eran aprovechables para cada página. Hacía varias capturas de cada escena para conseguir las imágenes más nítidas posible. Y a eso procedió el montaje de las imágenes con programas edición y diseño gráfico. Montaba las páginas en orden para no hacerme un lio y cuando las terminara las remontaría en la forma que realmente debian ir impresas. Con la sección de correo de los lectores enseguida tuve claro que la reconstruiría desde cero. Podía hacerlo y que quedara perfecta, respetando el tamaño de los recuadros e incluso donde terminaba una línea y empezaba la siguiente. Lo único que quedaría de la captura en esa página sería parte de la cabecera. Fue divertido intentar descifrar que ponían los textos en la captura de imagen.

A la izquierda la página de correo de los lectores original, la de las capturas que decidi sustituir.
Fue divertido reconstruir el correo de los lectores.
Los asteriscos eran las letras y palabras que me quedaban por descifrar.

A parte de las capturas también hice búsquedas en Internet de imágenes, especialmente para la portada, para la cual, en la película, no encontraba una captura lo suficientemente buena. Así encontré en algún foro a gente que se había planteado hacer lo mismo pero nada en cuanto a resultados. Y la verdad es que me fui desanimando porque cada vez tenía más claro que el resultado iba a quedar muy pobre. De vez en cuando volvía a ponerme con ello hasta que un día encontré en un conocido portal de ventas a alguien que vendía replicas de aquel tebeo. Me puse en contacto con él para saber cómo podía haberlo hecho y me explicó que directamente se había puesto en contacto con alguien - no recuerdo quien - que estuvo involucrado en la producción de la película, que tenía el prop original y que fue quien le facilitó el material. La única diferencia que había en su réplica era que había omitido una de las páginas para que el original conservara su valor. El hecho de que ya existiera esa réplica me desmotivó. Incluso consideré comprar una de esas réplicas para mi, para tenerla yo, que después de todo fue lo que me empujó a intentar hacerla, que quería ese tebeo, pero el precio al que la vendía esta persona no era un precio que yo estuviera dispuesto a pagar.

A veces tenía que cobinar capturas donde aparecían las páginas con distinta definición o perspectiva. Un caos

En fin, salió el tema en una conversación de Facebook y pensé que sería interesante hablar sobre la historia de este loco proyecto aquí en el blog. Espero que os haya gustado.

4 comentarios:

  1. Me admira las cosas que se le ocurren, Sr. Nadie. Debió persistir en el intento. En cualquier caso, ya solo la idea merece mi aplauso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luque. La cosa es que las páginas que pongo en el artículo estaban casi terminadas (excepto correcciones de color y cosas así) y ese era el problema, que faltaba demasiado material de cada página.

      Eliminar
    2. De las pelis que usted cita al principio de su post, mi favorita es, con diferencia, EL TERROR LLAMA A SU PUERTA (NIGHT OF THE CREEPS), que siempre consideré una versión teen de VINIERON DE DENTRO DE... (SHIVERS) del maestro Cronemberg.

      Eliminar
    3. Una de esas películas que, como La Puerta o Humanoides del Abismo, he redescubierto tarde. Pero es bueno... es bueno saber que aún hay joyas de los 80s que me quedan por descubrir.

      Eliminar