sábado, 1 de julio de 2017

Wonder Woman: una breve reseña.

Aviso: Este artículo contiene spoilers.

No soy seguidor del personaje aunque, por supuesto, como lector de tebeos de superhéroes, de cualquier editorial, lo conozco. Y la Wonder Woman que tenía en mente era la que generalmente se ha visto en los tebeos y dibujos animados y a Linda Carter, la protagonista de la serie de imagen real de los 70's: morena, de piel blanca y ojos azules. Así que en principio yo, honestamente, en Gal Gadot no veía al personaje. A eso tendría que añadir que verla en Batman V Superman (2016) tampoco fue allanando el terreno. En aquella película, Wonder Woman aparecía sin venir mucho a cuento, sin una presentación previa y, como digo, sin poder reconocer en la actriz al personaje de los tebeos. Y que el resto de la película tampoco fuera precisamente buena tampoco arropaban esa primera aparición en pantalla. Gadot no me convencía como Wonder Woman pero tampoco tenía una impresión negativa. Dicho esto, y resumiendo, fui al cine a ver su película sin mucho entusiasmo, pero también sin ningún prejuicio y con la esperanza de que me gustara. Y la verdad es que así ha sido.


Por fin Wonder Woman tiene su sitio entre los superhéroes cinematográficos.

Me ha gustado como película y como película de superhéroes. Para mí, desde mi escaso conocimiento del personaje, solo hay una cosa que en este caso no se ajusta al original y es lo que decía arriba: Gal Gadot no tiene el físico del personaje de los tebeos. Pero a mí me da igual. Objetivamente hablando, teniendo en cuenta el trasfondo de dioses greco-romanos de la historia, no puedo ver como una pega en ese sentido el físico mediterráneo de Gal Gadot. Y todo lo demás está ahí, el traje con esos colores luminosos que estábamos echando de menos en el Universo DC cinematográfico, el lazo de la verdad, los brazaletes y cómo para las balas con ellos... En definitiva, para mí, como no seguidor del personaje, la película está muy bien pero no podría discutírselo a un fan del personaje si opinara lo contrario. Esto lo digo porque personalmente cuando veo una adaptación de un personaje que sigo soy muy quisquilloso en mi apreciación de los detalles y comprendería que alguien no viera esta película de la misma forma.

Si es cierto que hay una parte de la película que no acaba de cuadrarme muy bien aunque quizás se deba en parte a mi desconocimiento pero creo que tampoco está del todo bien contada: se supone que Zeus engendra a Diana pensándo en ella como un arma que pueda ser utilizada para derrotar a Ares si en algún momento regresara. Entonces... ¿Cuantos años tiene Diana? ¿Cuantos años transcurren desde que la vemos con una edad de unos 8 años hasta que la vemos ya adulta? Hay que tener en cuenta que ella es la única amazona, en su calidad de diosa o semidiosa, que tiene sus poderes y que de hecho estos poderes despiertan el mismo día en que Steve Trevor llega a la isla, cuando combate con Antiope (Robin Wright). Es entonces cuando empieza a curar heridas rápidamente y cuando descubre que puede trepar por la torre clavando las manos en ella. Una posibilidad es que Diana hubiera sido concebida alrededor de 1890, que cuando la vemos de pequeña tiene efectivamente unos 8 años y que cuando conoce a Steve y sus poderes despiertan tiene unos 24 apróximadamente para a partir de ese momento ralentizarse su envejecimiento normal. Podríamos entender que Zeus la engendrara previniendo el resurgimiento de Ares y con ello una gran guerra. Eso daría sentido a la decisión de situar la película en la Primera Guerra Mundial y no la Segunda: ¿Si vas a conectar el regreso de Ares con una guerra mundial porque coger la segunda en vez de la primera? De lo contrario, si presuponemos que cuando Steve llega a Themyscira ella tiene cientos o miles de años ello nos obliga a otorgarle a las amazonas una longevidad que en principio, ante la ausencia de otros poderes, no tenemos por qué presuponer...


Pero estoy divagando... centrándonos en Gal Gadot como Wonder Woman: te enamora. Cada vez que sonrie. Y con sus ojos. Pero además con la nobleza e inocencia del personaje y donde queda claro que a lo largo del tiempo ha perdurado el que originalmente fuera una réplica femenina a Superman. El espíritu bondadoso, generoso y luminoso de Superman se ha ido perfeccionando a lo largo del tiempo y no sé cómo era la Wonder Woman original pero la que veo en la película tiene todo aquello que hasta ahora se estaba echando de menos en el Superman interpretado por Henry Cavill en particular y en estas nuevas películas de Warner/DC en general: superhéroes luminosos. Que traen esperanza, que salvan y protegen, que son un ejemplo. Ojalá, la respuesta en taquilla a esta película redefina como se deben enfocar las siguientes. Espero que para Justice League (2017) no sea tarde. 

Quizás, para el espectador profano en el mundo de los comics podría haber una pega y es que se parece mucho a Capitán América: El Primer Vengador (2011) pero es que ambos personajes nacieron en el mismo contexto, en los años de la Segunda Guerra Mundial (aunque la película transcurre en la primera). Por suerte la taquilla está funcionando muy bien con lo cual parece que a los espectadores no comiqueros esto no les está suponiendo un problema.